Facial

Cómo aplicar el contorno de ojos

Si seguir una rutina de cuidado de la piel es algo prácticamente esencial a la hora de brindar a nuestra piel todo un conjunto de diferentes principios activos que ayudan a hidratar, nutrir y repararla al máximo, no hay duda que un buen contorno de ojos se convierte en una opción básica para cuidar esta delicada área del rostro, donde de hecho es tremendamente común que se formen las primeras líneas finas y arrugas, incluso mucho antes de que empiece a aparecer el resto. Pero para aprovecharnos al máximo de los diferentes beneficios que proporciona, es necesario e imprescindible saber cuál es la forma correcta de aplicarlo. Por tanto, ¿cómo aplicar el contorno de ojos para hacerlo de manera adecuada y disfrutar así de sus cualidades hidratantes? Te lo explicamos.

Como de buen seguro sabrás, un contorno de ojos (o crema de contorno de ojos, como también es habitual que sea conocido este tipo de productos), consiste en un tratamiento cutáneo ideal para integrar en la rutina de cuidado de la piel, y que ha sido especialmente concebido para su uso / aplicación en esta área del rostro.

Cómo aplicar el contorno de ojos

Esto significa que no debe ser confundido con una crema hidratante, al igual que una crema hidratante no suele ser muy adecuada a la hora de aplicarlo en esta área. De hecho, basta con fijarse en el etiquetado de este tipo de cremas para darnos cuenta que, en realidad, no es una opción muy aconsejable, de forma que lo más probable es que nos encontremos con el aviso de que en realidad deberíamos evitar la zona situada alrededor de los ojos.

Esto es debido a que muchas cremas hidratantes contienen determinados ingredientes activos que, al aplicarlos cerca de los ojos, pueden causar cierta irritación en el área. Y lo que es aún peor, al no haber sido testados oftalmológicamente, corremos el riesgo de sufrir alguna reacción incómoda cuando la crema nos cae en los ojos.

Además, no hay duda que las cremas de contorno de ojos han sido especialmente diseñadas para su uso y aplicación en el área, lo que significa, a su vez, que han sido concebidos para abordar de forma precisa las distintas necesidades que tiene la piel situada en esta zona.

De esta manera, más fina y frágil, es común que la piel situada en el contorno de los ojos presente una serie de características específicas que requieren una serie de cuidados adaptados.

No te pierdas: 5 Mejores contornos de ojos para hombres

Aplicando el contorno de ojos correctamente

Como de buen seguro sabrás, sobre todo si ya sigues un régimen de belleza concebido para el cuidado de tu piel, es importantísimo integrar los diferentes productos en el momento más oportuno, adecuado y preciso.

Y, en el caso del contorno de ojos, en realidad lo ideal es aplicarlo como paso final tanto por la mañana como por la noche (esto es, tanto en la rutina de cuidado de la piel matutina como en la rutina de cuidado de la piel nocturna).

Esto significa que deberemos aplicarnos el producto después de la aplicación de la crema hidratante, una vez esta ha sido absorbida por la piel y no quede ningún tipo de resto de ella. Y, siempre, con la piel perfectamente limpia y tonificada. Pero, eso sí, antes de la crema antienvejecimiento (que no debe ser confundida con la crema hidratante).

En lo que se refiere a la pregunta de cómo aplicar el contorno de ojos, los pasos a seguir son sencillos. Pero, como te hemos explicado ya en las líneas anteriores, a la hora d edisfrutar al máximo de sus diferentes beneficios es necesario hacerlo correctamente.

Debemos empezar tomando una pequeña cantidad de producto, siempre con la ayuda de la punta de nuestro dedo índice, y aplicarnos el producto sobre la piel situada alrededor de los ojos.

Una vez hecho esto, y con las puntas de los dedos, tocamos con suavidad las esquinas interiores, hacia las esquinas exteriores de los ojos, realizando luego el mismo movimiento justo debajo de los arcos de las cejas.

No se debe frotar la piel con la intención de que la crema penetre más fácilmente o más rápido, ya que lo único que podríamos ocasionar, con el tiempo, es la formación de más arrugas.

Al contrario, el contorno de los ojos se debe aplicar siempre de forma suave, dando golpecitos ligeros alrededor de los ojos, empezando desde el párpado inferior, y subiendo luego hacia la ceja.

Con este masaje suave y sutil conseguiremos un beneficio añadido. Y es que la circulación sanguínea se activará.

Eso sí, como te hemos mencionado en una ocasión anterior, no olvides que el contorno de los ojos debe ser aplicado tanto por la mañana como por la noche, integrándolo siempre en la rutina de cuidado de la piel.

Descubre: 5 Mejores contornos de ojos para mujeres de 40 años

Por qué es importantísimo usar un contorno de ojos cada día

Utilizar un contorno de ojos de forma más o menos regular es casi tan indispensable como el uso de una crema hidratante. ¿Sabes por qué? Las arrugas de debajo de los ojos tienden a convertirse siempre en las primeras señales del envejecimiento que detectamos en nuestra cara.

Incluso, como opinan muchos especialistas, las primeras líneas finas pueden llegar a aparecer en esta área en la década de los 20 años de edad, lo que significa que, en realidad, pueden formarse, desarrollarse y aparecer bastante pronto.

La realidad es que existen distintas razones que pueden hacer que las arrugas de debajo de los ojos se desarrollen de forma prematura. Y es que aunque es cierto que las arrugas se convierten en una parte inevitable del paso del tiempo (y del propio envejecimiento en sí), el uso de un contorno de ojos de forma diaria ayudará a mantener esta piel debidamente hidratada y cuidada, de manera que estará mucho más preparada para aquellos momentos en los que el riesgo de formación de arrugas sea mucho mayor.

Por un lado, debemos tener en cuenta que la piel situada debajo de los ojos se caracteriza por ser bastante delgada, muchísimo más que la del resto de la cara. A medida que vamos envejecimiento, nuestra piel empieza a perder colágeno de forma natural.

Se trata, como puedes suponer, de una consecuencia normal e inevitable precisamente del paso del tiempo, que empieza una vez cumplamos los 20 años de edad, ya que este es el período habitual en el que la producción natural de colágeno por parte de nuestro organismo comienza a ralentizarse; se calcula que en torno a un 1 por ciento cada año.

Como es de imaginar, aunque esta pérdida ocurre de forma general, en prácticamente la piel de todo el cuerpo, es evidente que en un área de la piel tal delgada, como la que rodea los ojos, es normal que se vuelva todavía más evidente. Y ello origina la formación de las primeras líneas finas y arrugas (concretamente, las primeras que podemos empezar a detectar sobre la piel de nuestro rostro).

De hecho, al encontrarse prácticamente desprovista de la película hidrolipídica natural que protege nuestra piel (a lo que se le une una baja cantidad de glándulas sebáceas), esta área tiende a mostrar con mayor facilidad líneas finas y arrugas, envejeciendo de forma más rápida que otra áreas del rostro.

Conoce también: 5 Mejores contornos de ojos para mujeres de 50 años

Además, la pérdida de elasticidad que también sucede de manera natural a medida que vamos envejeciendo (como resultado en este caso de la disminución de la elastina, otro elemento indispensable a la hora de mantener la elasticidad de la piel), puede terminar contribuyendo a la aparición de ojeras e hinchazón, que se traduce en la formación de incómodas y antiestéticas bolsas debajo de los ojos.

De ahí que, como hayamos visto, un contorno de ojos es indispensable cuando lo usamos regularmente, porque ayuda a la hidratación y a proteger nuestra piel del envejecimiento prematuro.

Esto es debido a que el uso de este tratamiento favorece la microcirculación de la sangre, que en esta área se caracteriza por ser un poco más débil, y que puede tener como resultado precisamente la formación de ojeras y bolsas, que dan una sensación fatigada y cansada.

También debemos tener en cuenta otro aspecto fundamental: la composición de una crema de contorno de ojos es evidentemente diferente a la formulación que encontramos en una crema hidratante.

Por ejemplo, un contorno de ojos se caracteriza por ser un producto con una textura mucho más fina y ligera, lo que favorece enormemente su aplicación en esta área del rostro. A su vez, ha sido especialmente formulado para ser exclusivamente utilizado para esta área, por lo que no contendrá irritantes ni dañará los ojos.

Así, tenemos la seguridad de que incluso aunque nos pueda caer un poco de producto sobre los ojos, lo más probable es que no surja ningún tipo de problema, porque estaremos utilizando un tratamiento diseñado específicamente para su uso en esta área.

Por todo ello, y una vez sabemos cómo aplicar el contorno de ojos, haciéndolo correctamente, no hay duda que el siguiente paso es saber cómo podemos elegir el que más nos convenga.

Lee además: 5 Mejores contornos de ojos para mujeres de 60 años