Facial

Mascarilla casera para la cara paso a paso

Mascarilla casera para la cara paso a paso

Si todavía no te has aplicado nunca ninguna mascarilla facial, debes saber que se trata de un producto particularmente interesante cuando lo integramos en la rutina de cuidado de la piel, dado que ayuda positivamente a la hora de tratar las distintas necesidades y preocupaciones relacionadas con nuestro tipo de piel en concreto. Pero sus beneficios son todavía mayores, puesto que además de cubrir esas necesidades particulares también es útil para hidratarla, nutrirla, reducir los poros y eliminar el exceso de grasa. Y aunque podemos encontrar bastantes opciones en las tiendas, disponibles según nuestro tipo de piel, no hay duda que nos proporciona excelentes cualidades cuando optamos por una mascarilla casera. Te explicamos cómo hacer una mascarilla casera para la cara paso a paso. No te la pierdas.

Sobre los beneficios que nos puede llegar a proporcionar una mascarilla facial ya te hemos hablado en diferentes momentos. Como de buen seguro sabrás, consiste en un producto que se aplica sobre la piel con la finalidad de proporcionar, durante un tiempo determinado, todo un conjunto de ingredientes activos y nutrientes únicos.

Mascarilla casera para la cara paso a paso

En la mayoría de las ocasiones, lo más habitual es que la mascarilla contenga una serie de ingredientes secantes, los cuales tienden a secarse cuando se aplican sobre la piel, formando una especie de capa que ofrece la posibilidad, luego, de poder se retirada con mucha facilidad.

Respecto a sus beneficios, aunque es cierto que todo dependerá de los ingredientes que se hayan podido utilizar en su composición, en la mayoría de las ocasiones muchas de las mascarillas que podemos comprar en las tiendas o elaborar nosotros mismos en casa tienden a brindar una serie de cualidades generales.

Por ejemplo, son una opción ideal para hidratar la piel al máximo, humectando la piel incluso en las capas más o menos profundas. También son útiles cuando tenemos la piel grasa o mixta, puesto que ayudan a disminuir al máximo el exceso de grasa y de sebo, además de impurezas y suciedad.

Por otro lado, en caso de que suframos continuamente de poros abiertos y grandes, lo que puede influir indirectamente en la acumulación de una mayor cantidad de impurezas y suciedad, son de utilidad a la hora de reducir el tamaño de los poros, disminuyéndolos para evitar que se acumule tanta cantidad de contaminación, grasa y suciedad, que puede acabar originando la formación de brotes de acné.

Además, cuando la mascarilla facial la integramos en nuestra rutina de cuidado de la piel, y la usamos varias veces a la semana, puede ser de enorme utilidad a la hora de completar la limpieza ofrecida por el limpiador, gracias a que ayudan precisamente a retirar toda la suciedad, grasa, maquillaje e impurezas que han podido quedar en la superficie de la piel y que, sin embargo, el limpiador no fue del todo capaz de eliminar.

No te pierdas: Mejores mascarillas de vitamina C

Cómo hacer una mascarilla casera facial

Es cierto que, como podrás comprobar a lo largo de los siguientes apartados, existen una amplísima diversidad de recetas de mascarillas caseras, que podemos aprender a elaborar fácilmente en casa.

No obstante, en esta ocasión hemos escogido una que destaca precisamente no solo por ser tremendamente sencilla de hacer, sino porque proporciona una serie de ingredientes activos únicos, con muchísimos beneficios.

De hecho, se trata de una mascarilla facial hidratante apta para prácticamente cualquier tipo de piel. Por este motivo la hemos escogido como una de nuestras primeras recetas de mascarillas caseras, para que aprendas a hacerla paso a paso.

Ingredientes:

  • ½ aguacate maduro
  • 1 cucharadita de yogur natural (orgánico)
  • 1 cucharadita de miel

Elaboración:

Comenzaremos retirando el aguacate de la cáscara, con cuidado de no cortamos. Luego, procedemos a triturarlo bien, hasta que quede perfectamente suave. Ahora, agitamos ligeramente el yogur natural, y lo combinamos bien junto con el aguacate y la miel.

Mezclamos bien hasta formar una pasta, que debe ser más bien suave.

Cómo aplicarla:

El proceso de aplicación de nuestra mascarilla casera hidratante es bastante sencilla y fácil. De hecho, es fundamental aplicarla siempre sobre la piel limpia y seca, aplicando suavemente con la ayuda de un suave masaje.

Luego, debemos dejar actuar entre 10 a 15 minutos. Luego, simplemente debes proceder a retirártela con la ayuda de agua tibia.

Eso sí, si deseas una dosis de hidratación todavía más intensa, lo único que debes hacer es incorporar a esta receta entre una a dos cucharaditas de aceite de oliva virgen extra. De esta manera, conseguirás disfrutar al máximo de todas las cualidades hidratantes de este aceite tan beneficioso, con una piel todavía más lisa y suave.

Descubre: Mejores mascarillas negras

Cómo hacer una mascarilla útil para disminuir los poros

Si sufres habitualmente de poros grandes, lo que tiende a aumentar los problemas asociados con la acumulación de grasa, impurezas y suciedad, esta mascarilla facial con clara de huevo es para ti, precisamente por el hecho de que se convierte en una opción ideal para disminuir y reducir los poros al máximo.

En este sentido, la clara de huevo es cierto que funciona particularmente bien con la piel grasa, debido a que se trata de un ingrediente activo capaz de disminuir el tamaño de los poros y cerrarlos, eliminando con ello el exceso de bacterias causantes de los brotes de acné.

Además, al combinarlo con jugo de limón casero obtendremos un extra de vitamina C, un nutriente esencial único repleto de beneficios antioxidantes, ideal además como hidratante, suavizante y como estimulante de la producción de nuevo colágeno.

Ingredientes:

  • 1 clara de huevo
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • ½ cucharadita de cúrcuma en polvo

Elaboración:

En primer lugar debemos separar la clara del huevo de la yema. La yema, si lo deseas, la puedes aprovechar para cualquier otra receta, de belleza o de cocina.

Una vez hecho esto, partimos una naranja por la mitad y exprimimos una de esas mitades para obtener su jugo. Lo combinamos con la clara de huevo (en la cantidad indicada en el apartado de ingredientes de esta receta), y la cúrcuma. Y combinamos bien, mezclando adecuadamente hasta que todos los ingredientes acaben combinándose entre sí.

Cómo aplicarla:

El proceso a la hora de aplicarla es igual de sencillo y simple como la receta anterior. Eso sí, nuevamente, es importantísimo aplicarla sobre la piel limpia y seca. Para ello, la aplicamos suavemente sobre la piel del rostro, evitando eso sí el área de los ojos (porque contiene clara de huevo cruda).

Finalmente, la dejamos actuar durante un máximo de 15 minutos. Para finalizar, la retiramos con abundante agua tibia, y proseguimos con la rutina de cuidado de la piel.

Lee también: Mejores mascarillas faciales

Cómo hacer una mascarilla facial para calmar la piel

Si sueles tener la piel habitualmente irritada e inflamada, con áreas enrojecidas, es muy probable que tu piel tienda a ser muy sensible y delicada. En estos casos, la miel puede proporcionar excelentes beneficios calmantes, gracias sobre todo a sus cualidades antiinflamatorias, al igual que la canela.

De hecho, la canela es particularmente útil a la hora de reducir la inflamación de la piel y el enrojecimiento, de ahí que sea una opción natural única para pieles muy sensibles y habitualmente irritadas. Además, es útil a la hora de absorber el exceso de grasa presente en la piel, sobre todo cuando es aplicado de manera tópica.

Por otro lado, no debemos olvidarnos de los beneficios que proporciona el limón, cuyo ácido ayuda a exfoliar la piel y minimizar la aparición de las manchas oscuras, a la vez que su alto contenido en antioxidantes ayuda a hidratar y a estimular la producción de nuevo colágeno.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de miel pura
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 rodaja de limón fresco

Elaboración:

Comenzaremos poniendo la miel en el microondas, y procedemos a calentarla ligeramente durante algunos segundos, para evitar que llegue a hervir. Luego, combinamos la miel con la canela molida y añadimos el jugo de una rodaja de limón, mezclando bien hasta conseguir que los tres ingredientes se combinen y se mezclen.

Cómo aplicarla:

Con la piel perfectamente limpia y seca, masajeamos esta mascarilla con suavidad sobre la piel del rostro, dejándola actuar luego entre 15 a 20 minutos, aproximadamente. Luego, enjuagamos con agua tibia y continuamos con nuestra rutina de cuidado de la piel.

Conoce: Multimasking: qué es y como se hace

¿Cuándo deberíamos aplicarnos la mascarilla casera?

Si sigues una rutina de cuidado de la piel, es normal que te preguntes en qué momento deberíamos integrarla.

Como ocurre con un exfoliante facial, no es aconsejable aplicarla o utilizada cada día, de manera que lo ideal es usarla una o dos veces por semana.

Eso sí, respecto a cuál sería el mejor momento de aplicarlo e integrarlo en la rutina, lo más recomendable es hacerlo siempre después del limpiador facial, lo que significa que, antes, habrás tenido que retirarte el maquillaje y cualquier otro producto cosmético.

Por tanto, es adecuado usarlo después del limpiador, y antes del tónico, ya que ayudará a preparar la piel para el resto de productos.

Y tú, después de descubrir nuestra mascarilla casera para la cara paso a paso, ¿te animas a preparar algunas de estas recetas de belleza con nosotros?

Lee también: Qué es una mascarilla peel off y cómo aplicarla